TRIBUNAL RATIFICA CONDENA CONTRA SEIS MILITARES POR FALSO POSITIV...

Las pruebas demuestran que uniformados asesinaron a un civil y lo hicieron pasar como guerrillero. El Tribunal Superior del Distrito de Santa Marta c...

directo online, directorio comercial, directorio online, servicios, empresas, comercios, profesionales

TRIBUNAL RATIFICA CONDENA CONTRA SEIS MILITARES POR FALSO POSITIVO

TRIBUNAL RATIFICA CONDENA CONTRA SEIS MILITARES POR FALSO POSITIVO · Directo-online.com.ve

Las pruebas demuestran que uniformados asesinaron a un civil y lo hicieron pasar como guerrillero.

El Tribunal Superior del Distrito de Santa Marta confirmó sentencia condenatoria contra seis militares por el asesinato de un campesino al que hicieron pasar como guerrillero el día 18 de mayo de 2007, en el sector denominado ‘Barcelona’, en zona rural de Chibolo, (Magdalena).

El órgano judicial descartó todos los elementos planteados por la defensa de los uniformados y ratificó el veredicto que ya había entregado en una primera instancia el Juzgado Promiscuo del Circuito de Plato el 27 de noviembre de 2018.

Los condenados por este caso en el que resultó muerto Julio César Martínez Ortega, son: Fredy Flechas Gamba, Edilberto Rojas Pérez, Luis Barón Montero, Rafael Caballero Robles, Juan Carlos Pérez Orozco y Eder Ramirez Martinez.

Este grupo de uniformados adscrito al Batallón de Infantería Mecanizado Número 5 Córdova deberá pagar una condena de 32 años de prisión, inhabilidad para el ejercicio de derechos y funciones públicas por el término de 17 años y una multa de 2 mil salarios mínimos mensuales vigentes.

Cabe indicar que Julio César Martínez Ortega fue ultimado en Chibolo por esta tropa en desarrollo de la orden de operaciones Monserrate, Misión Táctica No. 141 Montaña.

No se encontró evidencia de las municiones (...) solo se hallaron al lado del cadáver de la víctima los elementos incautadosLos militares presentaron a Julio Martínez como miembro de un grupo subversivo que murió en un presunto combate.


De acuerdo con el Informe Técnico Balístico, se advirtió que la víctima se encontraba de espaldas a sus victimarios y que los impactos se realizaron a larga distancia.

Igualmente precisó que al lado del cadáver del supuesto guerrillero se encontró un arma catalogada como material de guerra, que no presentaba condiciones adecuadas para ser accionada.

“Los procesados manifestaron en sus declaraciones que fueron atacados por varios sujetos con disparos y que por ello repelieron el ataque, pero contrario a tales dichos no se encontró evidencia de las municiones con las que se defendieron los procesados en la zona del supuesto combate, solo se hallaron al lado del cadáver de la víctima los elementos incautados que sugerirían ser combatientes de las fuerzas ilegales”, señala el informe judicial.

 

Asimismo, de acuerdo con testimonios rendidos por habitantes de la zona, hubo negación de la condición de combatiente de la víctima.

Basado en todo lo anterior, se concluyó que nunca ocurrió un combate como fue declarado por los miembros de la Fuerza Pública y, por tanto, el accionar de los militares se encuadra en una ejecución extrajudicial.

Para el Juez, lo que sucedió en este caso consistió en que los procesados dispararon al hombre en su condición de civil y luego lo hicieron pasar por un combatiente dado de baja en una confrontación bélica y para ocultar el ilícito simularon unas supuestas pruebas.

El Tribunal confirmó en segunda instancia la sentencia y declaró penalmente responsables a los acusados por la comisión del punible de homicidio en persona protegida, por el cual deberán pagar una pena privativa de la libertad de 32 años de prisión.

Roger Urieles
Para EL TIEMPO Santa Marta
@rogeruv